jueves, 6 de mayo de 2010

Asi no le temo a la muerte

Aqui regalo mi cuerpo enamorado y un libro con los dias que hemos pasado. Hojas de otoño, soles de verano y un par de guantes llenos de trabajo. Ojala nunca tu te olvides de mi canto, ni de mi llanto, ni de mis pasos, ni de mis noches de dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada